Acupuntura Integrativa

Quienes nos desempeñamos en el campo de la salud, sabemos de las complejidades, indefiniciones, interrogantes e incertidumbres a que nos enfrenta cada día. Sabemos que contamos con el apoyo de la ciencia, pero sabemos también que son muchas las ocasiones en que la ciencia no tiene todas las respuestas.

Freud caracterizó a la salud y la educación como dos tareas imposibles, tareas que el hombre nunca logrará realizar adecuadamente y para las cuales no se obtienen respuestas acabadas y totalizadoras.

Aristóteles, apoyándose en la certeza, decía que era preferible lo imposible a lo improbable, cada uno de nosotros sin embargo, cada día, sigue eligiendo el imposible.

Asumir en ese contexto, el desafío de aprender a integrar concepciones tan diferentes como son las que sirven de base a la Medicina Tradicional China (MTC) y a la Medicina Occidental (MO) supone, antes que encontrar una solución mágica, sumar complejidad a lo complejo.

Al iniciarse en la utilización de la acupuntura como terapia, además de las complejidades propias del tema, es necesario enfrentarse con principios filosóficos sobre constitución de la materia y la energía que resultan ajenos a la formación occidental.

Asumir que la salud y las emociones, tanto como la respuesta al tratamiento de una determinada afección depende del equilibrio de cinco elementos universales, interactuando con dos formas de energía que circulan por el organismo a través de doce canales, y que es posible regular esa energía por medio de algunos puntos elegidos de entre un conjunto de más de mil, no es sencillo.

Si a concepciones tan diferentes sumamos la imposibilidad de las traducciones para  adentrarse en las cosmovisiones de la MTC, es fácil perderse en un mar de siglas, denominaciones e interacción de posibilidades que transforman la dificultad interpretativa, en prácticas cercanas al esoterismo. Pero ya dijimos más arriba que, con el respaldo de la ciencia es posible utilizar lo comprobado sin desechar lo dudoso para acceder al conocimiento de la MTC sin quitarle la riqueza de su pensamiento sistémico.

La Acupuntura fue considerada inicialmente como una terapia alternativa. Un reemplazo de la terapia convencional u occidental.

Más tarde, como una terapia complementaria. Una actuación conjunta entre la MO y la MTC, pero con grandes vacíos explicativos.

Hoy, la medicina basada en evidencia nos permite explicar e integrar conceptualmente muchas de las acciones que comprende la Acupuntura para considerarla desde una perspectiva Integrativa.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: